La coordinación del GruS, el segundo semestre del 2022 estará conformada por: KOICA (Presidencia), BID y AECID

La Paz, 23 de junio de 2022 – En la última reunión interna de junio 2022 del Grupo de Socios para el Desarrollo de Bolivia (GruS), el Coordinador General de AECID, Sr. Juan Pita Rodrigañez, entregó el bastón de mando del grupo al Representante Residente de KOICA, Sr. Sikhyon KIM, quien asumirá la presidencia el segundo semestre del año 2022. Asimismo el Banco Interamericano de Desarrollo – BID, pasará a ser parte de la Coordinación, a través de su Representante la Sra. Julia Johannsen. 

El Grus dispone de una Coordinación rotativa conformada por tres miembros de los cuales uno ejerce la Presidencia pro tempore durante seis meses.

El GruS es un espacio de coordinación conformado por organismos bilaterales, intergubernamentales y multilaterales con presencia en Bolivia, que tiene como principal objetivo estratégico apoyar la implementación de los acuerdos de la Declaración de Paris y el Plan de Acción de Accra – instrumentos que coadyuvan en la armonización y alineamiento de la ayuda internacional a las prioridades del país.

Este encuentro fue la oportunidad para que la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Bolivia, Sra. Susana Sottoli y su equipo de trabajo presenten el Informe de Resultados 2021 y de los lineamientos del nuevo Marco de Complementariedad 2023-2027 que buscará acompañar al país a cumplir sus objetivos de desarrollo en los próximos 5 años.

El Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Bolivia, a través de la acción coordinada de las agencias, fondos y programas, ha adaptado su trabajo para dar respuestas eficaces, de manera particular, la adaptación del Marco de Complementariedad de Naciones Unidas para el Vivir Bien en Bolivia 2018-2022 en función de las prioridades más urgentes, en un entorno diferente al de los inicios de su implementación.

En alianza con numerosos socios del Gobierno y de la sociedad, el trabajo del SNU se concentró en tres frentes simultáneos: i) apoyo al fortalecimiento del sistema sanitario para la implementación del Plan Nacional de Vacunación anti COVID-19 y restablecimiento de servicios esenciales, incluyendo la provisión de vacunas a través del Mecanismo COVAX, una ambiciosa estrategia de comunicación para promover la aceptación de la vacunación, y atención a las necesidades de los grupos en situación de vulnerabilidad durante la pandemia; ii) contribución con capacitación a docentes, protocolos e insumos de bioseguridad, y alimentación para un retorno seguro a las escuelas; y iii) continuidad de la Iniciativa de la ONU para la Consolidación de la Paz en Bolivia, a través de asistencia electoral durante las elecciones subnacionales, generación de espacios de diálogo para el reencuentro social, y acompañamiento a las prioridades de reformas estructurales delineadas por el nuevo Gobierno, entre las que destaca el proceso de reforma de la justicia.

Durante los últimos dos años, la crisis múltiple –política, sanitaria, económica– obligó al país a atender los problemas de carácter inmediato y urgente. Al mismo tiempo, las crisis suelen ofrecer una oportunidad para relanzar aspectos clave del desarrollo con miras al largo plazo. Bajo esta premisa, el nuevo Gobierno lanzó, durante el último trimestre de 2021, el nuevo Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2021-2025, cuyo propósito central es la recuperación económica con inclusión social. Sus ejes se concentran en la diversificación económica con sustitución de importaciones dirigida a la generación de excedentes para financiar un ambicioso programa de inversiones en las áreas sociales, productivas y de infraestructura. Asimismo, el PDES otorga prioridad a la reducción de desigualdades y brechas en el acceso y calidad de los servicios básicos, en especial salud y educación, la digitalización de la gestión pública, la reforma de la justicia, un manejo sostenible de los recursos naturales y el combate decidido en contra de toda forma de violencia, en especial de género, entre otras prioridades. Complace observar que las prioridades nacionales expresadas en el nuevo PDES coinciden con las principales áreas de trabajo del SNU, guiado por la premisa de “no dejar a nadie atrás” y en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible delineados en la Agenda 2030.

Hacia adelante, el SNU se prepara, durante el 2022, para la elaboración del nuevo Marco de Complementariedad, cuyo carácter distintivo será el de acompañar al país a enfrentar nuevos e importantes desafíos con innovación y orientación de futuro. Ello implicará un trabajo coordinado con las autoridades del Gobierno central, Gobiernos Subnacionales, el sector privado, los socios del desarrollo y la sociedad civil, en concordancia con las prioridades nacionales.

Informe ONU Bolivia 2021